El 9 de noviembre de 2016, la CCI publicó un informe que analiza con una profundidad sin precedentes las ventajas de someter a arbitraje las controversias en materia bancaria. En el informe se expone, además, una descripción de la forma en que las instituciones financieras perciben el arbitraje internacional como una fórmula de resolución de conflictos a la que se recurre con frecuencia cada vez mayor, particularmente tras la crisis de 2008.

El informe ilustra las ventajas del arbitraje como un mecanismo eficaz y adecuado para la resolución de conflictos financieros y analiza las razones por las cuales el recurso al arbitraje no es todo lo generalizado que cabría desear. Entre dichas razones, la CCI hace hincapié en una percepción errónea de la institución arbitral y el desconocimiento de las ventajas que la flexibilidad del arbitraje ofrece para la resolución de las controversias en el sector financiero.

Mediante el análisis de una gran cantidad de información recabada en relación con múltiples sectores y productos financieros, y entrevistas mantenidas con directivos de 50 instituciones financieras de primer nivel, el Informe concluye con una serie de recomendaciones a las instituciones financieras para adecuar sus procedimientos y prácticas al arbitraje.

Estas recomendaciones permiten reforzar la confidencialidad en las cláusulas o convenios arbitrales y evitar problemas derivados de arbitrajes complejos o con multiplicidad de partes. Asimismo, el Informe se detiene en las prácticas y mecanismos específicamente orientados al sector financiero que permiten controlar el coste y duración de los procedimientos arbitrales.

De este modo, el informe pretende convertirse en una referencia para ayudar a los departamentos legales en el proceso de toma de decisiones de las entidades financieras en materia de arbitrabilidad de sus conflictos. Una copia del informe se puede leer aquí.